Ingresar

Viernes, 15 De Diciembre De 2017

Escuchar:
AM610 Contragolpe
Efemerides

A 62 años del día que River derrotó a Boca y lo dejó sin título

31 de Octubre - A tres fechas del final y frente a casi 60 mil expectadores, Boca tenía cinco puntos de ventaja sobre Independiente y le bastaba un empate en el superclásico para asegurarse el título y dar la vuelta olímpica en el Monumental.

Domingo, 31 de octubre de 1954. Boca Juniors llegaba al Monumental con aspiraciones de dar la vuelta olímpica, pero River Plate lo derrotó 3-0. Fue por la vigésima octava fecha del Campeonato de Primera División de AFA, cuando aún restaban tres para la finalización del certamen.

A pesar de las enormes expectativas terminó siendo un rotundo triunfo de River. La inminencia del título boquense llevó al estadio Monumental a un gentío extraordinario pese a lo desapacible de la tarde. Así fue como se vendieron 57400 entradas, cifra poco común y ligeramente inferior a la registrada en 1947, que fue de 58058 boletos.

Pronto se apreció que los tres centrales ofensivos de River estaban en una gran tarde: Prado, Walter Gómez y Labruna desbordaban una y otra vez a los defensores visitantes mediante brillantes y precisas combinaciones. Sólo se habían jugado 14 minutos, cuando Zárate combinó con Labruna quien, con su característica oportunidad, empalmó el pase de su compañero con un remate bajo que escapó al control del arquero Musimessi.

Se esperó para la segunda parte una reacción del cuadro que estaba a un paso de ser campeón, pero quienes esperaban eso, sufrieron una gran decepción. Boca cumplió el probablemente peor partido del año, fracasando completamente su delantera. A los 4 minutos, Vernazza tiró bajo y cruzado, rechazó parcialmente Musimessi y Labruna -siempre atento- convirtió el segundo gol al recoger el rebote. A la media hora, un tiro libre de Vernazza fue recogido por Labruna, que tras hábil maniobra cedió a Gómez quien, sin demora, tiró bajo y esquinado marcando el tercer gol.

Hasta el final, River con el triunfo asegurado, se dedicó a realizar una retención de pelota celebrada cálidamente por su hinchada. Además, esta tarde Amadeo Carrizo gambeteó a Borello y se ganó el odio de los hinchas de Boca: “Sí, esa tarde lo gambeteé a Borello. ¿Y por qué no lo iba a gambetear? Nos estábamos divirtiendo todos” (Textual de Amadeo Carrizo, año 1971).


Escrita por Facundo Olcese (@Olcesefacundo97)

por ContraGolpe